Bienvenidos a FrikiWoman.

Como parece lógico, empezaré por una “breve” (comillas añadidas al terminar de escribir la entrada) presentación de lo que va a ser FrikiWoman, es decir, mi blog. Sí, mi blog personal, uno más de tantos que hay perdidos en la red.
La idea de hacer un blog me surgió hace bien poquito, diez días podría contar. Siempre he sido una persona con la cabeza más pa’ allá que pa’ acá, y eso suele suponer una gran pérdida de ideas y reflexiones que quedan siempre en el aire de mis pensamientos.

Primero surgió la necesidad de tener un lugar dedicado a apuntar todo aquello que pasa por mi mente en un determinado instante. Las ideas geniales surgen en el momento más inesperado, y si se dejan para más adelante, lo más probable es que se desvanezcan en el infinito. Por eso… me compré una libreta.

Sí, una libreta que llevar siempre en el bolso, para apuntar esas geniales ideas repentinas. Y bien… ¿alguien hace luego caso a esas libretas? Yo tampoco, más abandonada que otra cosa, la libreta sigue en su sitio. Pero analicemos el porqué: yo pienso, anoto y ¿qué? Y ya está, de la libreta, las ideas no van a ningún sitio. Necesito un soporte, una extensión, un “algo más”, expresarme, desahogarme. Coño, ¡necesito un blog!

Y aquí está. FrikiWoman, visitante; visitante, FrikiWoman. Hechas quedan las presentaciones.

Bien, ya tengo decidido que quiero hacer un blog. ¿De qué? De mis cosas, de mis preocupaciones, de mis ideas, de mis locuras, de mis tonterías, de mis intereses, de mis aficiones, de mi día a día, de mis inquietudes. ¿Objetivos? Muchos, aunque aún no los tenga bien definidos…

Indecisiones, una semana de indecisiones, así es. Una vez tomada la primera decisión importante, queda la toma de la segunda decisión importante: ¿y cómo llamo a mi blog? Pasaron múltiples ideas por mi cabeza, quería un nombre con personalidad, un nombre con fuerza… ¿Qué transmita un mensaje? Sí, pero de una manera muy sutil, que deje lugar a la imaginación… y a la curiosidad. Y surgió FrikiWoman, que reúne todas las características que buscaba.

Y aquí termino mi “breve” presentación. Bienvenidos de nuevo a FrikiWoman, el blog de Firenze, mi blog.